El espantapájaros
 
Notificaciones
Limpiar todo

El espantapájaros

1 Publicaciones
1 Usuarios
0 Reactions
34 Vistas
admin
Publicaciones: 685
Desarrollador
Tema iniciado
(@admin)
Noble
Registrado: 3 años antes

El sol se estaba poniendo en el horizonte, tiñendo el cielo de un rojo sangriento. En medio del campo de maíz, se erguía un espantapájaros solitario. Su figura se recortaba contra el cielo crepuscular, como una sombra de la muerte.

La mirada fría de la muerte

Sus ojos vacíos parecían seguirte a donde quiera que fueras. A pesar de ser solo un muñeco inanimado, su mirada fría y penetrante te hacía sentir como si estuvieras siendo observado por algo más que un simple trozo de tela y paja.

Las aves evitaban posarse en los postes que sostenían al espantapájaros, como si supieran que aquel ser oscuro no era solo una figura decorativa para ahuyentarlas, sino algo mucho más siniestro y maligno.

La presencia amenazante en la noche

Cuando caía la noche y la luna brillaba en lo alto, el espantapájaros parecía cobrar vida. Su cuerpo se mecía ligeramente con el viento, emitiendo un susurro siniestro que helaba la sangre en las venas de cualquier ser vivo que se acercara demasiado.

Los lugareños evitaban pasar cerca del campo de maíz durante la noche, temerosos de encontrarse con la presencia amenazante del espantapájaros. Rumores de desapariciones misteriosas y sucesos inexplicables rodeaban la figura solitaria en medio del campo.

El pacto oscuro con las aves de la noche

Se decía que el espantapájaros había hecho un pacto oscuro con las aves de la noche. Ellas le traían almas inocentes a cambio de protección y poder. Las aves carroñeras revoloteaban alrededor del espantapájaros, como si estuvieran hipnotizadas por su presencia maligna.

Los lugareños aseguraban escuchar gritos y lamentos en medio de la noche, provenientes del campo de maíz donde se erguía el espantapájaros. Algunos valientes habían intentado quemar la criatura, pero siempre acababan encontrando sus cadáveres sin vida al amanecer.

El espantapájaros seguía en pie, desafiante y amenazante, como si fuera inmune a cualquier intento de destrucción. Su figura retorcida y macabra se alzaba como un recordatorio de que en la oscuridad acechaba algo más allá de la comprensión humana.

Iconic One Theme | Powered by Wordpress